Claves para mejorar calidad microbiológica de la leche, según especialista chilena

| 14 junio, 2016
Facebooktwittergoogle_plusmail

“La limpieza apropiada de los pezones de las vacas previo al ordeñe y una higiene adecuada durante su transcurso disminuye la probabilidad de contaminación de la leche con fecas y previene el ingreso de elementos contaminantes desde el ambiente a la leche y equipo”, señaló a El Telégrafo de Paysandú Alejandra Latorre, proveniente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Universidad de Concepción-Chile, quien expuso el simposio de Lechería en el marco de las Jornadas de Buiatría.

La veterinaria realizó una presentación sobre protocolos de limpieza de equipos de ordeñe y los efectos en la calidad microbiológica de la leche.

Durante su exposición en el salón Egeo, Latorre se refirió a la higiene y la limpieza de equipos de ordeñe, brindando protocolos de limpieza eficaces. Puntualizó que un protocolo eficaz de limpieza de los equipos de ordeñe debe considerar la remoción del remanente de leche en el equipo postordeñe, remoción de residuos de grasa y proteína que permanecen en el equipo posterior al enjuague inicial, prevención/remoción de la “piedra de leche” y la desinfección del equipo.

Remarcó factores clave como temperatura y tiempo de lavado, turbulencia, cantidad de agua utilizada y que los productos de limpieza sean adecuados y preparados de acuerdo con las instrucciones de su fabricante, entre otros factores.

Según la especialista una limpieza correcta del equipo de ordeñe “es fundamental para obtener leche de buena calidad microbiológica” y que para ello, “no debe descuidarse ninguno de los parámetros clave para lavado adecuado, tales como temperatura, tiempo de lavado, turbulencia, cantidad y calidad de agua/soluciones de lavado”.

La falla en uno o varios de estos puntos podría causar inadecuada remoción de residuos de leche y la consiguiente proliferación de microorganismos que luego afectarán la calidad microbiológica de la leche del estanque, explicó.

Para Latorre “es necesario efectuar mantenimientos con regularidad al equipo de ordeñe y planificar el reemplazo periódico de aquellas piezas del equipo de ordeñe/enfriamiento que son más susceptibles a rupturas, rayaduras o desgaste”.

La calidad microbiológica de la leche no solo es importante debido a sus efectos en los pagos recibidos por los productores, sino para la seguridad del consumidor (especialmente para aquellas personas que consumen leche “cruda”, práctica frecuente en Latinoamérica y otras regiones del mundo) y para la industria láctea.
“La contaminación bacteriana de la leche de estanque puede tener varios orígenes, por ejemplo vacas con mastitis subclínica que eliminan bacterias a través de la leche, elementos del medioambiente que se adhieren a los pezones de las vacas y no son debidamente eliminados previo al ordeñe, ingreso de fecas a las unidades durante el ordeñe, así como también microorganismos presentes en las superficies del equipo de ordeñe y enfriamiento”, enumeró.