La producción de leche en Nueva Zelanda continúa en caída

| 23 diciembre, 2016
Facebooktwittergoogle_plusmail

La producción de leche en Nueva Zelanda se derrumbó en octubre comparado con un año atrás, deprimida por los bajos precios internacionales sumado a condiciones climáticas adversas. Se trata del menor volumen para ese mes en cuatro años.

Fonterra, la principal industria de Nueva Zelanda, confirmó que la producción del país cayó 5% en octubre respecto a un año atrás, periodo cuando normalmente se registra el pico de producción anual.

“Las condiciones desafiantes han impactado sobre los volúmenes máximos de producción de leche”, dijo Fonterra, refiriéndose al impacto generado por el exceso de lluvias. “La recolección de leche de Fonterra en Nueva Zelanda durante el pico de producción fue afectada por condiciones climáticas desfavorables en la mayoría de las regiones productoras”, señaló la cooperativa, informó Agrimoney.

En noviembre continuó la caída

El grupo industrial Dcanz reportó una caída en la producción de leche en Nueva Zelanda de 4,5% interanual y totalizó 2,85 millones de toneladas, el volumen mínimo para ese mes desde 2011.

Fonterra informó que la remisión a esa industria cayó 7% en noviembre respecto al mismo mes del año pasado, con la expectativa de que estos bajos volúmenes se mantengan en niveles bajos por el reto de la temporada, hasta mayo de 2017.

Los recortes de gastos en los tambos también han influido negativamente sobre la producción. Los recortes principalmente en lo referido a “suplementación alimentaria, mantenimiento, salud animal y cría”, según datos de DairyNZ.

Exportaciones en suba

En tanto, Fonterra reportó una sólida mejora en las exportaciones de octubre. “El crecimiento de las exportaciones chinas se recuperó en octubre”, con una suba de 15% comparado con un año atrás, dijo, principalmente con una fuerte demanda de leche fluida y lácteos frescos.

Aunque los envíos a Oriente Medio y África siguen débiles, con envíos que en el acumulado del año cerrado agosto registró una caída de 6% comparado con mismo periodo de 2015.